Los grandes municipios cuentan con distritos territoriales, como es el caso del Distrito 5 de Alicante. Dichos distritos son órganos de gestión desconcentrada para impulsar y desarrollar la participación ciudadana en la gestión de los asuntos municipales y en su mejora, sin perjuicio de la unidad de gobierno y gestión del municipio.

El Distrito 5 de Alicante, actualmente aglutina las partidas rurales de Alcoraya, Bacarot, Cabeçó D’or, Cañada, Fontcalent, Monnegre, Moralet, Pla de la Vallonga, Rebolledo, Tabarca, Tangel y Verdegas (un amplio y disperso territorio), siendo su órgano participativo principal “La Asamblea de Distrito”.

Las Entidades del Distrito 5 son un conjunto de Asociaciones Vecinales y Sectoriales inscritas en el Registro Municipal de Entidades, que tienen muy diferentes áreas de actuación:

  • Las Vecinales atienden principalmente las necesidades básicas (actuales y futuras) de su correspondiente Partida.
  • Las Sectoriales atienden temas muy variados de interés social  (generalmente a nivel local), en las que cada una de ellas está especializada.

Las Entidades están actualmente representadas dentro de la Junta de Distrito, su órgano decisorio, por:

ENTIDADES VECINALES

Dª. María Dorotea Pastor Pastor (A.VV. Santiago Apóstol de Cañada del Fenollar y Fontcalent)

 D. Félix Sánchez Caballero (A.VV. Virgen del Carmen de Rebolledo)

D. Juan Bleda Oliver (A.VV. El Portell de La Moleta)

D. José Agustín Delgado Padilla (A.VV. Santa Ana de La Alcoraya)

Dª. Prudencia Acame Pina (A.VV. La Pau de Verdegás) 

Dª. Manuela Carretero Villar del Saz (A.VV. Alabastre-La Meca)

ENTIDADES SECTORIALES

Dª. María Azucena Aliaga Pastor (Asociación Cultural de las Partidas Fontcalent y Cañada del Fenollar)

D. Francisco Javier Rodríguez Hernández (Agrupación Rociera del Rebolledo)

Dª. Diana Vidal Skovsted (Asociación de Madres y Padres de Alumnos del C.E.I.P. La Cañada del Fenollar) 

REPRESENTANTES EN EL CONSEJO SOCIAL DE LA CIUDAD

Titular: D. José Agustín Delgado Padilla

Suplente: D. Francisco Javier Rodríguez Hernández

No existe en la actualidad otro medio de coordinación de las entidades mencionadas ni de potenciación de las iniciativas de las mismas (al no existir un Consejo de Distrito), a pesar de ser un territorio amplio y disperso, lo que dificulta un adecuado desarrollo de su tejido participativo. Dicha falta de coyunturas de participación ciudadana, al carecer de un recurso especifico para encauzar las iniciativas de interés común, es la principal deficiencia detectada, a lo que se une, la ya mencionada “agrupación artificial” de las partidas rurales.

Además, a fecha de hoy seguimos sufriendo las consecuencias de un proceso que no se llevo a cabo, como fue anunciado públicamente y comunicado a las Entidades del Distrito 5. Un proceso, entendido como participativo, que con la presentación de un borrador de Reglamento a mediado de agosto de 2016, arranca no exento de propuestas desconcertantes (supuestamente en base a un Diagnóstico que omite, intencionadamente o no, la existencia de tres representantes de las entidades sectoriales del RME dentro de la composición de las Juntas de distrito, así como su importante labor a nivel local).

Un proyecto de reglamento que puede facilitar la inclusión de muchas de las reivindicaciones de las Entidades del Distrito 5:

  • Redistribución de las partidas rurales en dos o más distritos (por ejemplo, Villafranqueza, Tàngel, Monnegre de Abajo y Cabeço D’or, dentro del nuevo Distrito 4 y  Tabarca dentro del nuevo Distrito 3).
  • Asambleas de distrito, en calidad de máximo órgano decisorio, con claras funciones y competencias, compuesta con el número miembros con derecho a voto que se establezca reglamentariamente (incluidos los concejales designados por el Alcalde), sin perjuicio a la libertad de cualquier vecino/a empadronado en dicho distrito o entidad del RME con sede en el mismo, a presentar y defender sus propuestas o exponer sus preguntas y ruegos, según se establezca reglamentariamente.
  • Un sistema para la elección de los representantes de vecinos/as (empadronados de cada partida rural/barrio o conjunto de ellas, dentro del correspondiente distrito) y de las entidades vecinales y sectoriales del RME (con sede en el correspondiente distrito), acorde a su correspondiente censo y coincidentes en número de representantes elegibles a ser miembros con derecho a voto en la Asamblea de distrito (mediante sufragio universal, libre, igual, directo y secreto).
  • Nuevas funciones y competencias de las Juntas de distrito en calidad de órgano ejecutivo, sin perjuicio de las funciones y competencias de la Asamblea de Distrito.
  • Composición de las Juntas de distrito, establecida reglamentariamente,  por concejales, designados por el Alcalde, y por los representantes de vecinos/as, de entidades vecinales y de entidades sectoriales (por ejemplo, en el caso de los representantes, los tres más votados de sus correspondientes miembros de la Asamblea de distrito, en caso de renuncia de algunos de ellos, será sustituido por el siguiente electo más votado).
  • Mantenimiento de las entidades del RME, que han sido elegidas para el periodo correspondiente de la Junta de distrito (a través de la persona que ésta designe, en caso de renuncia del presentado inicialmente, o por cualquier otra causa establecida en sus reglamentos).
  • Puesta en funcionamiento de consejos en las partidas rurales o en su caso, barrios del casco urbano.
  • Nueva catalogación de las entidades del RME y unas adecuadas vías de financiación y promoción de las iniciativas locales de todas las entidades del RME, con unas bases más justas o proporcionales.
  • Regulación anual de los presupuestos participativos a incluir en el próximo presupuesto del Ayuntamiento, a través de un procedimiento centralizado por distrito (es decir al margen del resto), abierto a vecinos/as empadronados y agentes sociales locales, que quieran aportar sus propuestas y en especial, sobre aquellos que influyan directamente en la vida cotidiana de los vecinos o a la labor de los agentes sociales locales, así como un adecuado mecanismo para poder llevar el seguimiento de lo acordado en cada punto.

Entre otras muchas cosas que vienen reivindicando, desde hace años, los vecinos/as de las Partidas Rurales de Alicante.

Una buena gobernanza local se distingue por favorecer un adecuado desarrollo social, económico y sostenible en todo su territorio.